Columnistas

Como llamadas de misa: la CDHEC

Por Guillermo Robles Ramírez

Las recomendaciones por parte de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado De Coahuila, son como llamadas de misa, en donde solamente suenan, pero nadie acude.

Hace tres años atrás la CDHEC, hiso llegar a la Procuraduría de Justicia y el Tribunal Superior de Justicia de Coahuila, una queja para los 38 municipios de la entidad por no contar con la infraestructura necesaria para la inclusión y accesibilidad para las personas que padecen algún tipo de discapacidad.

Entre la gran cantidad de recomendaciones giradas por la Comisión de los Derechos Humanos, además de corregir las irregularidades a la carencia de infraestructura para este sector de la población, también solicitaron un servicio público con conocimientos de lenguajes de señas para apoyo de las personas con discapacidad auditiva, en cada una de las instituciones gubernamentales locales y estatales.

A la fecha de hoy los 38 municipios de Coahuila, continúan con esas carencias y no han sido acondicionados ninguno de sus edificios, ni mucho menos condicionado una infraestructura para el beneficio de las personas con capacidades diferentes o minusválidas.

Desde la creación en Coahuila, de la Comisión de los Derechos Humanos, no se había hecho algo tan valiente, pero por desgracia esta misma dependencia carece de un verdadero peso para cada vez que hacen alguna recomendación.

La prueba está que hace tres años se recomendó que las instituciones de gobierno hicieran cambios para adecuar los espacios para que las personas con capacidades diferentes pudieran ingresar con mayor facilidad y su acceso no represente ningún problema.

Pero el problema de ello es que no solamente es su acceso al interior de estos edificios, sino que todos cuentan con varios pisos en donde la única manera de subir es por medio de escaleras y aquellos pocos que cuentan con elevador se encuentran fuera de servicio o bien han sido utilizados para uso exclusivo de funcionarios.

Tampoco cuentan con espacios asignados especiales para estacionamiento exclusivo para personas con discapacidad, sino en su mayoría éstos son reservados para el personal que laboran ahí o simplemente no cuentan con estacionamiento para las dependencias locales y estatales.

La carencia de infraestructura, así como la falta de uso de señalización visual y auditiva, información, tecnologías, nulo acceso arquitectónicas, ayudas técnicas y otros tipos de apoyos o entorno urbano que ayuden a este sector de la población le quita la oportunidad de poder realizar trámites, privándolos de sus derechos como ciudadanos.

No es posible que en tres años ninguno de estos municipios haya hecho cambios siendo más que evidente que solamente a los funcionarios les gusta hacer obras populares en donde puedan ser más visibles para que solo se diga que están trabajando.

A tres años del llamado de atención por parte de la Comisión de los Derechos Humanos de Coahuila, siguen sin cambio alguno los edificios que pertenecen a gobierno local y estatal, en donde si cuentan recursos para poderlo hacer pero la disposición por parte de los ediles anteriores fueron nulas y olvidadas por las nuevas administraciones, ya que es solamente eso una llamada de atención, es decir, puras recomendaciones que no tienen ningún impacto en cuanto a una multa o castigo alguno por hacer caso omiso a la CDHEC. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria “Antonio Estrada Salazar” 2018) www.intersip.org

Deja un comentario