Columnistas

El sendero de los iluminados: El Amor y Sus Misterios

AMEP1111

Han escuchado la frase: “la vida, es eso que pasa frente a nosotros mientras que nosotros realmente no estamos”.

Los pensamientos nos distraen de estar presentes y atentos a lo que la vida está mostrándonos siempre, constantemente estamos en un diálogo interno saltando en pensamientos con cualidades de pasado y de futuro.

Nuestro cuerpo está donde tiene que estar, caminando en el momento Presente, mientras que nuestra mente constantemente se encuentra en todos lados, menos donde está la gloria de la vida y su divino misterio.

Todo se encuentra albergado siempre en este momento, en cada instante, el cual la única forma de experimentarlo y vivirlo, es, si estas atento a él. No podemos saborear y explorar al máximo lo que la vida nos muestra porque no estamos aquí para verlo, oírlo, tocarlo, sentirlo, nuestra mente por lo regular siempre se mantiene distraída en otras cosas y casi nunca en el instante presente.

Estar viviendo en la mente y en sus mecanismos internos, vemos y experimentamos la vida en base a conceptos y experiencias aprendidas, es por eso que el Amor es misterioso, intocable, el verdadero, el real, el divino.

Porque hemos confundido el amor incondicional con nuestras interpretaciones de cómo y qué es el amor, con base a lo que nos han dicho, las canciones escritas y las conclusiones internas de nuestra mente con referencia en cómo se dieron las circunstancias donde nos relacionamos con el sentimiento de amor y no como un estado de la conciencia misma.

Normalmente creemos que el amor tiene un objeto el cual amar, donde ponemos nuestros deseos y esperanzas que ese objeto de amor nos complemente y nos brinde lo que internamente nos falta, el sentimiento de entrega, de compartir y de sentirnos amados y cobijados.

Pero que sucede, que ponemos y dependemos que esos objetos donde pusimos nuestra fuente de amor y de cariño sean y actúen acorde en cómo nos harán sentir amados y completos, lo que sucede es que parecemos títeres en como esos objetos de manipulación y permitimos que actúen para nosotros para así sentirnos de determinada manera, y empieza a suceder que creemos que el amor en una necesidad y se vuelve un condicionante, no puedo experimentar amor si no está basado en alguien o en algo.

Ese algo debe pasar por nuestros filtros de aceptación para poder abrirnos al amor y a soltar nuestras ideas de control. Entonces el sentimiento más puro de amor no es reconocido, el Amor no es un sentimiento, no tiene objetos donde los encuentra, el Amor Es, se entrega incondicionalmente, no necesita nada ni nadie para ser expresado, sostenido y entregado, el amor es un estado de la conciencia misma que somos cada uno y da con compasión.

Sin miedo a nada, por no necesitar nada, por no perder nada ya que de nada se adueña y de nada se agarra, no se aferra, porque sabe que nada le pertenece y no le pertenece a nada, simplemente danza libre en la incondicionalidad de su propia belleza.

Cómo no va a ser un misterio si tienes que trascender todos los patrones internos de la mente y darte cuenta que lo que crees que ha sido realmente no es, el amor completo e infinito siempre ha estado dentro de ti, de cada uno de nosotros y para acceder a tu interior tienes que voltear para adentro y ese lugar infinito de Amor está más allá de las fronteras de la mente.

Entonces cómo podemos entender la muerte, primero, trasciende la idea del yo, que es la identificación con la mente, con el cuerpo, con la carne, con los sentidos, con las ideas, con las maneras, con los conceptos, con la personalidad, con el carácter, entonces, podrás recordar tu naturaleza infinita.

Actuar como un niño y dar paso a la transición de la conciencia uniendo todos los sentidos y permitir la conciliación del cuerpo+alma+espíritu y da forma al ser absoluto que eres en esencia individual para beneficio de los demás y del tuyo mismo, el Ser no nace, no crece, no muere, nunca acaba.

La muerte es una puerta más en el tránsito del Ser, uno no está limitado ni condicionado a lo que la edad física es, dentro de ti hay algo más sabio y eterno siempre jugando y auto-descubriéndose.

Recuerda tu naturaleza y la muerte la verás como un parpadeo de tus ojos cósmicos, regocijo, entendimiento, comprensión, amor y sabiduría descenderán y renacerás en cada momento para poder entrar inocentemente a la vida, que mejor muerte que dejar la idea calcificada y cristalizada de lo que creemos que somos.

Siempre hemos sido más que la mente, el cuerpo, las ideas y la edad, así que primero voltea y descúbrete en verdad, así lo demás será nada más un deleite de misterio ante toda posibilidad, así como dijo el rey león, todo es un ciclo, el ciclo de la vida, ahora amplía el horizonte de tu atención hacia un entendimiento mayor de eso que está más allá de todo, más allá de la imaginación, más allá de todo horizonte, de toda idea, de toda experiencia, asi obtienes la comprension y llavarla acabo la sabiduria florecera.

Suelta las creencias, no adoptes libros o filosofías, transfórmate y revierte el Ego, porque el bendito lugar donde realmente puedes morir internamente, donde se renace a la vida despierto y encontrar la fuente que lo une todo, está en El Amor y en todos sus misterios.

El unico proposito que debes tener es el de servir, servir con amor y encontrar ese amor en todo lo que se hace, ¿quieres saber quien eres? Eres lo que estas dando.

Por AMEP 1111

Deja un comentario