Columnistas

El sendero de los iluminados: El Enemigo De La Conciencia.

El sendero de los iluminados

El conocimiento sirve para resolver problemas, crear nuevas realidades e impulsar el progreso, es poderoso y necesario. Sin embargo, el conocimiento también puede usarse para abusar de otros y fabricar una ilusión de certeza para esconder nuestra incapacidad de manejar la incertidumbre.

En estos casos, el conocimiento se hace inútil, incluso contraproducente, de hecho, se transforma en un rudimentario vehículo para expresar nuestra soberbia y nuestro miedo, no en vano, la primera metáfora bíblica sobre la desdicha humana narra que Adán y Eva perdieron el paraíso cuando tomaron el fruto del árbol del conocimiento.

Por supuesto que el conocimiento no tiene nada de malo, el problema es lo que le sucede al ser humano cuando se aferra a él como si fuese una verdad absoluta, el conocimiento es solo una aproximación a la realidad, no la realidad misma.

Es relativo, no absoluto, lo que ayer era considerado conocimiento, hoy es considerado ignorancia, y así será siempre. Por lo tanto, cuando nos aferramos a nuestro conocimiento actual como si fuese una verdad absoluta, estamos al mismo tiempo sembrando la semilla de la ignorancia y el conflicto del mañana.

Por ello, el conocimiento, tal como lo demuestra la historia humana, es una espada de doble filo.
Es incomprensible que, a pesar de todo el conocimiento que hemos acumulado a lo largo de la historia, la humanidad esté hoy más amenazada que nunca, el calentamiento global, pobreza injustificable y guerras interminables afligen al mundo como si no tuviéramos el conocimiento para detenerlos; pero sí lo tenemos.

El conocimiento parece haber caído prisionero de un círculo vicioso en el que sólo se producen soluciones incompletas a problemas creados usando ese mismo conocimiento, esta es una trampa de la que sólo podemos salir con el despertar de la conciencia: con un sentido de identidad y propósito más allá del conocimiento.

Nuestra evolución ya no depende de la ciencia y la tecnología, depende de lo que podemos ver y sentir cuando cerramos los ojos, necesitamos recuperar el paraíso, y el paraíso está dentro de nosotros.

Conocimiento vs. Conciencia: La gran confusión en la actualidad.

La humanidad tiene una gran confusión entre estos dos conceptos fundamentales: conocimiento y conciencia. El conocimiento no es otra cosa que un conjunto de juicios compartidos sobre el universo, que han pasado la prueba de validación de terceros.

Cuanto más se valida el conocimiento, más robusto y útil se torna tal validación, sin embargo, siempre está fundamentada en evidencia circunstancial, ya que es imposible validar una hipótesis en todos los escenarios posibles. Por ello, tal como se estableció anteriormente, lo que ayer era considerado conocimiento, hoy es considerado ignorancia.

La conciencia, por otro lado, es la capacidad de distinguir entre nuestro ego y nuestro ser interior de manera de no hacernos esclavos de nuestro conocimiento actual. La conciencia nos permite evolucionar cuando el conocimiento actual se hace obsoleto.

La conciencia también nos permite descubrir nuestro propósito de vida, el cual es la referencia más valiosa para el uso del conocimiento actual y futuro.

La conciencia es la clave
El conocimiento es fundamental para la expansión de nuestro intelecto, el mejoramiento de nuestra calidad de vida y la evolución de la civilización. De hecho, si se usa apropiadamente, el conocimiento puede también ayudar al despertar de la conciencia.

Sin embargo, después de cierto punto, todo conocimiento se hace insuficiente ante la grandeza y el misterio del espíritu humano, sólo mediante el desarrollo de nuestra conciencia podemos conquistar nuestra naturaleza humana y darle solución definitiva a los problemas que amenazan nuestra supervivencia.

Como dijo Carl Gustav Jung: “quien mira hacia fuera sueña; quien mira hacia adentro despierta”. El conocimiento está afuera; la conciencia está adentro. Adquiramos conocimiento, pero, más importante aún, seamos conscientes de nuestra conciencia.

Por AMEP 1111

Deja un comentario