Columnistas

El sendero de los iluminados: El Proceso

El sendero de los iluminados

En la actualidad existen muchas filosofías nuevas, algunas renovadas o innovadas y algunas se presumen ser nuevas y canalizadas por seres de otros planos, llámese maestros ascendidos, ángeles, etc. Pero todo este conocimiento es ancestral, se encuentra entre nosotros desde los inicios de en este plano de existencia.

Estas filosofías que se muestran como nuevas, solo han sido tomadas de filosofías anteriores, algunas han sido modificadas en su exégesis y otras mantienen múltiples interpretaciones de acuerdo a cada autor, investigador, escritor, filosofo, científico, erudito, etc.

Una de las causas que generan mayor tergiversación es creer tener la verdad e imponer una interpretación basada en una lectura o enseñanza, si es por lectura es una tergiversación propia, si es por enseñanza es por imposición y creencia de aceptar algo no cuestionado. Con esto no indico que sea un error o que se esté equivocado, es solo una sugerencia de no tomarse nada literal sin antes haberlo observado, analizado, cuestionado, vivido y experimentado.

Ahora, tampoco hago énfasis en cuestionar al escritor, de cuestionar al que transmite una información o conocimiento sino cuestionar eso que estamos interpretando o aprendiendo en nosotros, en nuestro diario vivir y en lo que ya hemos vivido, solo así se logra y se alcanza la comprensión de lo que estamos buscando y no el entendimiento, y que estamos buscando, a nosotros mismos como individual.

Solo así nace la comprensión dando el fruto del respeto hacia lo que otros creen, otorgando la flor de la aceptación sobre lo que cada uno es y cobijando al otro con la sombra de la compasión. Todo unido, todo junto pero sin ser uno, respetando el lugar especial que cada uno tiene ante la majestuosa existencia y esto se logra solo cuando se está en tierra firme, y esta tierra firme es el amor, el amor compasivo que forma parte de la conciencia y no el amor sentimental que forma parte de la ilusión de la mente y del alma.

Solo así puedes amar al prójimo como a ti mismo, porque andas por la existencia haciendo tu labor por el bien común y trabajas en equidad siendo compañero y solidario, este, este debe ser nuestro único propósito, cualquier otro fuera de este, te aleja de lo que eres.

Sin importar que conocimiento estés buscando, adquiriendo o aprendiendo, mantén en cuenta que mientras no te descubras, ninguna filosofía aprendida te convertirá en lo que realmente eres, aunque estas quizás te encaminen hacia ti, eres el único responsable de encontrarte y de llevar a cabo tu propio proceso.

Mientras tanto, les comparto otra perspectiva para su observación y si consideras que te puede servir, analiza y aplica lo que sea de utilidad ya que solo a través de las diferencias, errores y experiencias es como se aprende hasta cierto grado de conocimiento y comprensión, pero sobre todo, cuando nos damos cuenta.

Como lo he mencionado en muchos otros artículos, nunca separes nada ya que todo está unido, aunque para el proceso que te propongo llevar pareciera estar dividido no lo es, solo iras por fases o etapas, como si fuera un paso a paso, como usar una escalera, un peldaño a la vez.

Empecemos; debemos saber que son 3 los centros cognitivos y energías esenciales que forman al ser absoluto, estos centros cognitivos o energías son: La Energía Vital, La Energía Emocional y La Energía Mental.

Como observación extra, la materia está compuesta por 3 energías principales que son las mencionadas para poder manifestarse en esta realidad ilusoria, física y material, algunos le nombran de 3era. Dimensión pero en lo personal prefiero nombrarle plano o existencia material.

La Energía Vital, es la que da forma a toda la materia y a todo lo que sea o forme parte de lo terrenal, sin exclusión de nada, aquí se establece el cuerpo físico, todo lo palpable y los placeres de la vida, el instinto, la moral, la ley, la sociedad o cultura social aunque esta trasciende hacia las otras dos energías pero de forma tergiversa, distorsionada y dirigida al dualismo y a la inconsciencia humana que nombro como conciencia robótica y esta energía se centra en la parte umbilical

Energía Emocional: en esta energía se encuentra el sentimiento, la emoción, el sentir, llámese alegría, tristeza, confianza o incertidumbre, miedo, el orgullo o amor y se ubica en lo profundo del corazón. La energía emocional puede trabajarse de dos formas, a través de la conciencia espíritu, (Ser en esencia) o a través de la mente ego que forma el alma.

Energía Mental: la mente es quien nos controla, o puede ser también la herramienta que podemos usar al ser consciente para sabernos mover, la mente, por imposición del ego almatico y la aplicación del deseo y virus del olvido al nacer, son quienes laboran para frenar la conexión con el espíritu que es la conciencia y a través de una construcción social nos dirigen inconscientemente aunque se crea que se es consciente, la conexión de ser consciente no es constante con la conciencia, es intermitente por lo que ya he mencionado.

A pesar de que la conexión con el ser no es constante, puede llegar a ser estable a través de la energía y frecuencia que transmite el amor compasivo, no es constante porque el ser se mueve a gran velocidad comparado con el ser humano pero a través de esta energía y frecuencia mental se puede establecer.

El ser siempre está en comunicación, envía señales a través de pensamientos, imágenes, susurros al oído, emociones, ideas o pensamientos, pero debemos usar el centro o la energía emocional para poder discernir si es ilusoria o real.

Para aprender a comprender la mente y empezar a trabajar en y con ella, debemos iniciar con la observación en lo que pensamos y trascender lo que estamos pensando usando la imaginación, solo a través de trascender el pensamiento se logra manejar la mente, no guiarla, pero si dirigirla, enseñarle nuevas formas y cosas, para eso es indispensable la información y el conocimiento, la apertura.

Lo correspondiente hacer es identificar cada una e ir uniendo cada pieza del rompecabezas, pero recuerda ser cuidadoso ya que este rompecabezas esta dentro del laberinto de la vida. Agregare 7 herramientas que debes tener a tu disposición o facultades con las que hay que iniciar, antes debes tener la comprensión de cada una de ellas, debes desarrollarlas para interactuar con ellas ya que son indispensables.

FE: la Fe puede interpretarse de muchas formas, expondré mi humilde percepción, FE: se deriva de Frecuencia Emocional o Frecuencia Energética, es la energía y frecuencia creadora en sinfonía con el amor, la paz, la serenidad, es parecido a ese gran sentimiento de confianza.

Caridad y Compasión, la caridad como la empatía nacen de la compasión, es ese sentimiento humilde, sencillo por ser, por dar, por servir, no por ayudar, sino por expresar ese amor profundo, solidario que nos hace humanos y aunque laboremos en equidad respetando la postura que cada uno tiene pero siempre ofreciendo a los demás el apoyo que no tienen ante la carencia o la necesidad.

Aquí no existen excepciones, puedes dar desde una sonrisa, el buen día, una lágrima consecuencia del dolor, un abrazo, palabras de aliento y comprensión o una mirada de amor tras un silencio embellecedor.

Esperanza: es confiar firmemente en nosotros, ser íntegros y leales para poder ser honestos, la esperanza es confiar pacientemente mientras ocurren los eventos, confiar es no perder la esperanza por más oscura que nuestra realidad pueda tornarse, la esperanza es la estrella que dirige el navío a su encuentro con tierra firme.

Fortaleza: la fortaleza va de la mano con la voluntad, les acompaña la constancia y la responsabilidad, observa tus deseos, tus pasiones, tus quiero, analiza si realmente son una necesidad y si no, no confundas tus preferencias, las aspiraciones no deben ser mal interpretadas con las ambiciones.
Dirigir el rumbo y la velocidad, es cuestión propia no de otros, habrá quien te muestre el camino pero eres quien toma la decisión de recorrerlo y como.

Justicia: la justicia debe interpretarse en ser justo, equitativo, buscando y haciendo el bien común, en compañerismo, no en una sed de justicia por venganza o revancha.

Templanza: esta se asocia con la personalidad y el carácter, dos cosas que deben ser meticulosamente observadas, ya que la templanza en definitiva otorga el equilibrio y la calma para actuar, responder con sobriedad, es quien rige las emociones o la forma de ver y actuar ante las experiencias o acontecimientos.

Prudencia: la prudencia puede confundirse con el silencio, a pesar de que en ocasiones es mejor guardar silencio no siempre es adecuado hacerlo, más bien es el uso adecuado de las palabras, ser humilde y actuar sin perjuicio, decir o hacer solo lo necesario para no ofender con nuestras palabras o formas de expresión a los demás, si no mostrarnos simples con la capacidad de hacerle saber al otro que él tiene el poder de decisión sobre lo que le esté ocurriendo.

La prudencia tiene la facultad de saber escuchar más que la de hablar, de no anteponerse sobre lo que el otro comparte diciendo también yo, o yo esto o aquello, sino de escuchar y aprender de lo que se le está transmitiendo con observación y cuestionamiento propio, no ajeno.

“Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo” Beethoven

Por AMEP 1111

Deja un comentario