La Policía Federal: El cáncer que dejó el PAN

José Óscar Valdés Ramírez

La Policía Federal fue corrompida en la administración de Felipe Calderón y dejó los cimientos a Enrique Peña Nieto, ambos son culpables de que se pervirtiera, basta sólo recordar a Genaro García Luna, el tartamudo que protegió Calderón y que lo llevó a las nubes protegido por Carlos Slim -para, según ellos, hacerlo un súper policía-, que no es otra cosa que un cobarde  torturador de mujeres denunciado penalmente.

Peña Nieto entró en mutis sobre las denuncias penales sin contar a la fichita de Cárdenas Palomino, de ambos personajes da cuenta Anabel Hernández en sendos libros, en entrevistas que circulan en redes sociales.

Después dejó un misógino como Manuel Mondragón y dejó intacta la estructura de la PF, hoy los mandos medios son los mismos del PAN y del PRI -son la mano que mece la cuna-.

Al igual que la Fiscalía General de la República que sigue manejada la por Humberto Castillejos.

Ni hablemos de Pemex, en donde el PRI metió como directora jurídica a Luz María Zarza, acusada de todo, con un historial negro. Ratificada no como subdirectora sino como directora Jurídica, perteneciente, además, al primer círculo de Eruviel Ávila Villegas -reza un  refrán musulmán: Si quieres hacer lo mismo con lo mismo, el resultado es lo mismo-.

Estas personas que deberían ser investigadas y algunas estar en prisión por tortura y lavado de dinero, andan libres, ese es el estigma de la 4ta Transformación.

El encubrimiento, la opacidad no se puede tolerar más, la corrupción en las policías, muchos de ellos están acusados de proteger narcotraficantes y siguen ahí, algunos con sentencias compurgadas, ¿y qué creen? Regresaron a la policía.  Algunos absueltos porque la extinta PGR no apeló. Expedientes sobran, denuncias, carpetas, averiguaciones previas y nadie hace nada.

Me queda claro que Felipe Calderón protegió a muerte a su subordinado García Luna y a Cárdenas Palomino.

Así como EPN cubrió al clan de los tres nefastos primos Castillejos-Cervantes sin que hasta la fecha se vea que la Fiscalía los investigue.

El desfalco de la Conade es brutal y nadie hace nada.

Un reclamo nacional es aplicar la ley, votamos por un cambio no por la continuidad de los ladrones y torturadores. El reclamo ya es para AMLO cada día es más culpa de él que de EPN,  su gabinete no ayuda.

La Policía Federal debe ser purgada de tajo, no deben existir policías con antecedentes penales, el 45 por ciento tiene… ¡y no pasa nada!

Ahí siguen manejando sus famosas cofradías, bandas de secuestradores, huachicoleros y asaltantes… están ahí  y no las desmantelan, no hay carpeta de investigación que no hable de colusión con federales.  No concibo a la delincuencia sin el contubernio con la autoridad.

Los empresarios en el ramo de seguridad y de tecnología involucrados con el gobierno también existen y no los están investigando; nombres sobran, pero la Fiscalía sigue sin dar visos de nada.

Si Andrés Manuel López Obrador desea hacer historia debe empezar desmantelando a la Policía Federal, consignar a Genaro García Luna por tortura, ahí están los expedientes de este cobarde, un hombre que tortura a una mujer no merece llamarse hombre, menos si éste es autoridad, debió proteger, no torturar como vil delincuente que es.

La gente AMLO debe de investigar, llegar a sus patrones… aunque no hay otro que Calderón.

Enrique Peña no se queda atrás, ese es el estiércol de la Policía Federal. Asesinatos, torturas, robos, secuestros, protección a cárteles… ¡de verdad, tantita madre! México no merece más de lo mismo, la Cuarta Transformación debe llegar a la PF y las más altas esferas, los mandos intocables, no hacerlo será algo que lamentaremos todos. ¡No más policías corruptos! Ni más torturadores, ni asesinos, ni protectores de narcotraficantes.

Señor Presidente, es hora de aplicar justicia y limpiar este cuerpo policial es un excelente comienzo -va salir pus-, y de verdad, ya no se puede más, es ahora o nunca. La 4ta. Transformación es ahora, les llegó el turno…  ¡No más impunidad!

Deja un comentario