No todo lo que brilla es oro

Por Guillermo Robles Ramírez

            Es muy fácil prometer porque solo existe dos vías; cumples lo prometido o no, siendo ésta última la más común para todo político ya que literalmente aplican el refrán popular “prometer no empobrece”.

            Han pasado ya cinco meses y con 13 días desde que Andrés Manuel López Obrador; asumió la presidencia. Ha cumplido muchas la mayor parte de sus promesas y aunque le falta todavía por otras más, no se puede calificar como una persona que no tiene palabra, aunque todavía le resta muchísimo para su mandato.

            Pero el cumplir una palabra sobre lo ofrecido a los mexicanos o hacia una persona depende mucho de los modos, así como de los métodos, es decir, muchas de las veces cuando se hacen las cosas de mala gana o impulsivamente era preferible que no cumpliera su promesa.

            Lo anterior viene a colación ya que, en específico en el tema de las estancias infantiles, y la decisión de Andrés Manuel López Obrador; en retirar los apoyos que antes recibían las 9 mil 565 estancias infantiles que existían en el padrón oficial bajo un criterio mal infundado sobre la acusación de corrupción del 1.8 por ciento del total en una observación de omisiones de 319 estancias entre los años 2017 y 2018 detectados por la Auditoria Superior de la Federación.

            Una decisión de solución inmediata sin planeación de simplemente hacer llegar ese recurso directamente a las familias o mamás que estaban haciendo uso de los servicios de las estancias infantiles, algo extremadamente popular y aplaudido en su momento.

            Pero como dicen también no todo lo que brilla es oro. Ahora existen muchas madres que se dan cuenta que esa promesa perdió su encanto desde el momento que no le han dado seguimiento y que solo han sido puras “llamarada de petate”.

            Algo que no se ha publicado en los medios de comunicación tanto nacionales como locales, pero no por eso signifique que no esté sucediendo es con respecto a este nuevo programa implementado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, y ejecutado por su gente es que en efecto hay trabajadores por parte del gobierno federal que ya hicieron las visitas a domicilio para hacer llegar el recurso directamente a quienes hacían uso de las estancias infantiles.

             Estas visitas han sido de manera aleatoria dentro de una misma colonia y no homogénea, es decir, son escogidas al azar. Aquellas familias “afortunadas” que fueron visitadas para hacer llegar el dinero correspondiente de las estancias infantiles fue simplemente un censo ya que después de una serie de llenar un cuestionario simplemente se retiraron diciendo que dentro de poco llegaría a domicilio una tarjeta de débito en donde estarían recibiendo dicho recurso.

            Hasta el momento y desde la última visita que tuvieron sobre el censo estadístico ya que esa ha sido la única función, las familias no han recibido su tarjeta de débito y han pasado ya un mes y en otras hasta dos meses en las que no han tenido noticias, pero tampoco existe un módulo de información y menos una dependencia a dónde acudir.

               Por otro lado, mencioné en tiempo pasado la cantidad de 9 mil 565 estancias infantiles que existían ya que muchas de ellas están empezando a cerrar por la falta de ese apoyo federal al que antes eran acreedores y que funcionaba el 98.2 por ciento de ellas de manera perfecta. Pero también cerraron en su intento fallido de intentar cobrar entre 200 y 400 pesos por semana y por niño para poder sostener la instancia infantil.

            También esto ha provocado no solamente un desempleo dentro de la misma gente que laboraba en las estancias infantiles, sino también muchas de esas madres que usaban estas instalaciones para cuidar a sus hijos mientras ellas trabajaban se vieron obligadas a tener que renunciar a sus trabajos porque ya no cuentan en un lugar en donde cuidar sus pequeños mientras laboraban para aportar una ayuda dentro del hogar y en otras situaciones para muchas madres era el único ingreso con el que contaban.

            Muchas mamás se han sentido engañadas e incluso decepcionadas por haber depositado la confianza en un cambio de gobierno e ideología diferente a otros partidos que le apostaron a la diferencia, aunque también siendo realistas es un voto de castigo por el abuso de otros partidos que tuvieron su oportunidad que han fallado en su intento por querer hacer la diferencia.

            Hasta el momento en el caso de Coahuila solamente dos alcaldes han ayudado a la problemática del recorte de las estancias infantiles. El Alcalde de Ramos Arizpe, Jesús María Morales Padilla; quien otorgó directamente a estas instituciones un apoyo económico 25 mil pesos a 11 guarderías que hay en esa cabecera municipal teniendo como inversión total de 275 mil pesos con recursos 100 por ciento municipales.

            Por otra parte, el Alcalde de Saltillo, Manolo Jiménez Salinas, entregó apoyos económicos a 26 centros de educación inicial para apoyar al beneficio de las madres trabajadoras y así mismo como a sus hijos e hijas.

            Sin duda alguna una labor titánica para ambos homólogos en las que no se sabe por cuanto tiempo podrán continuar haciendo acciones nobles y por otra parte no se sabe por cuánto tiempo resistirán las estancias infantiles sostenerse por si solas o igual las mismas madres en hacer aportaciones extraordinarias a su gasto corriente del hogar. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018) www.intersip.org