A TIRO DE PIEDRA: LA CONSULTA A LA CIUDADANÍA

Por Julian Santiesteban

El buen ciudadano es aquel que no puede tolerar en su patria

un poder que pretende hacerse superior a las leyes

Cicerón

 

A la participación de los ciudadanos en la cosa pública se le ha denominado gobernanza, la condición fundamental para la modernización de los gobiernos es posibilitar, permitir y alentar el involucramiento de las personas en las decisiones gubernamentales que impactan su entorno; parece que ello comienza a ocurrir en Quintana Roo; si es así, ese será el verdadero cambio.

El gobernador del estado, Carlos Joaquín González, lanzó una consulta pública, la primera en la historia local, que se llevará a cabo el primero de julio, a la par de la renovación de las presidencias en los once municipios y la elección de presidente de la República, diputaciones federales y senadores. El ejercicio es inédito, pero deseable aun con sus negativas manifestaciones.

El mandatario decidió conocer la opinión ciudadana con respecto a la permanencia en la entidad de las operadoras de transporte de personas mediante plataformas digitales. Si se queda o se va Uber, en términos llanos y, como la respuesta pareciera conocida desde ahora, los sindicatos de taxistas han lanzado amenazas, como lo han hecho en el pasado, lo que ocurrirá seguramente en cada tema que sea consultado y en el que se pongan en riesgo intereses de estructuras anacrónicas crecidas al calor de la impunidad política a lo largo de los años.

Además de la iniciativa del gobernador, hay otras que comienzan a dibujar un entorno en el que los tomadores de decisiones quieren profesionalizar la administración pública para convertir a los gobiernos en ejecutores que trabajen con los ciudadanos; por ejemplo, Fernando Zelaya Espinosa, como diputado de la actual legislatura, propuso que un porcentaje de los presupuestos municipales sea ejecutado en proyectos que la ciudadanía determine. Si gana la presidencia municipal en Othón P. Blanco, la capital quintanarroense, será el primero en llevarlo a cabo.

Como se observa, la participación ciudadana no se agota en la consulta sobre la permanencia de Uber y las quejas de los taxistas, por el contrario, la ciudadanía debiera desde ahora organizarse para exigir a la autoridad muchos temas más, todos aquellos que les impactan y que son susceptibles de modificarse y para ello deben hacerse las consultas mediante los órganos adecuados y designados para tal efecto, como el Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo).

Por ejemplo, la “consulta” lanzada por el municipio de Solidaridad para decidir la revocación o permanencia de la empresa Aguakán, debió seguir parámetros como los ahora dispuestos en la Ley de Participación Ciudadana, pero “curiosamente” se hizo antes de la aprobación de dicha norma -21 de marzo pasado- y sus resultados resultaron tan oscuros que, a la fecha, la concesionaria sigue operando, la munícipe ya se lanzó en busca de la reelección y todo sigue como antes-; esa es la diferencia entre una simulación y una consulta real, esa es la diferencia con la medida lanzada por el mandatario o las que pretenden instrumentarse en materia de presupuesto.

Luego entonces, más allá de las quejas de los taxistas, lo enormemente valioso es contar con los mecanismos de participación ciudadana y hacerlos efectivos, que las consultas de los gobiernos se apeguen a la normatividad y que la gobernanza sea un proceso pleno; eso es cambio, así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.

COMENTARIO MORBOSO

A finales de la presente semana –el viernes 20-, el Ieqroo se pronunciará sobre las candidaturas a las once alcaldías quintanarroenses, pero toda la atención estará puesta sobre una: Benito Juárez y la postulación de José Luis “Chanito” Toledo Medina.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) no se ha pronunciado sobre la queja de los Ramos y sus allegados, como lo ordenó el Tribunal Electoral de Quintana Roo (Teqroo), aunque el sentido de lo que dirá seguramente confirmará a los abanderados, pero la residencia en Cancún que se cuestionó al diputado federal y que este confirmó ante la autoridad electoral es lo que mantiene el morbo público. Si cumplió con la exigencia legal, será candidato.

¿Qué pasará después de ello? Bueno, seguramente habrá quien cuestione al actual gobierno de Remberto Estrada Barba, por haber emitido el documento que posibilite la candidatura de Chanito Toledo, pero como autoridad de buena fe, puede hacerlo. Las quejas seguirán, pero el proceso sigue avanzando y las campañas comienzan el 14 de mayo; así de simple, así se observa desde aquí, A tiro de Piedra. No leemos en la próxima.

Deja un comentario