Triste no saber lo que pasa dentro de casa: Marcelo

Por Guillermo Robles Ramírez

            Hace dos semanas asistí al primer evento realizado en Centro de Convenciones de Torreón, en el cual estuvo presente todos los medios de comunicación de las 38 cabeceras municipales sin la omisión de ninguno, ya que el Gobierno del Estado de esta administración se ha distinguido por atenderlos sin excluir a ninguno.

            Por cierto, al municipio de Torreón, le hicieron justicia con la entrega del Centro de Convenciones, un lugar que está hecho y pensado para el tamaño de la Comarca Lagunera, en la que hacía mucha falta tener un espacio pensado en la necesidad de eventos sociales y políticos con una infraestructura no solo de calidad sino también muy funcional.

            En ese su primer evento público realizado días pasados se hiso presente la asistencia de muchísimos funcionarios de Coahuila. El cual cada mesa de invitado estuvo presente uno de ellos para compartir el pan y el vino; una manera de decirlo así pues de este último no más no hubo nada por respeto al evento.

            En mi caso pude convivir con el titular de la Secretaría de Trabajo de Coahuila; Román Alberto Cepeda González, que me sorprendió con su platica tan agradable y ameno mostrando ser una persona íntegra, sencilla y valores humanos quien se ha mantenido firme no solo como servidor público sino también como un importante empresario.

            Entre los funcionarios que anteriormente ya conocía, pero se acercaron a saludar tuve la oportunidad de presentarme con el Diputado, Marcelo Torres Cofiño, a quien aprovechando el momento le mencioné que había solicitado una cita con su secretaria particular cuyo nombre no recordé en su momento, pero fue la Lic. Diana quien desde hace más de un mes quedó formalmente de confírmame dicho encuentro.

            Al mencionar lo dicho y a la cara de desconcertado del Diputado Marcelo Torres Cofiño, era más que obvio que no tenía idea de lo que le estaba diciendo.  Algo que me confirmó la triste realidad de la gente con la que se rodea el funcionario público.

            El no saber qué es lo que sucede dentro de la casa no es algo bueno, porque quiera o no en lo que resta del año estará al frente del Congreso del Estado de Coahuila y desde el momento que me pregunta el nombre de su secretaria particular, eso indica que a lo mejor ni siquiera tiene una asignada, algo por el cual no lo puedo culpar, pero al menos esa antiprofesional persona de nombre Diana así lo está ostentando.

            Su falta de profesionalismo está desde el momento que a la fecha sigue muy ocupada en reuniones o al menso así se me ha indicado por vía telefónica, pero hay que ser muy inocentes para poderlo creer para saber que ella toma las decisiones para indicarle al Diputado Marcelo Torres, a quien debe de ver o no.

            Sin embargo, no es la única persona que funciona así ya que su “titular” de comunicación a quien solo identificaremos como señor (P) porque ni vale la pena ni mencionarlo por su nombre es quien ha tomado las decisiones sobre los medios pero con las víscera según tengo conocimiento por parte de funcionarios públicos de la misma bancada del PAN, que se han tenido que intervenir a manera de favor para que sean atendidos y a la negativa de este “titular” por motivos personales como: “..esos me caen gordos, esos nunca pelaron a mi jefe (Marcelo)…,ese medio no le hacía caso al PAN..”, etc.

            Existe un recurso con flujo de efectivo el que no está etiquetado a medios de comunicación o al menos bajo esa partida, pero al que ha existido años atrás y cual ha sido el instrumento para que el señor (P) hace la función de verdugo para ejecutar en contra de aquellos medios de comunicación que, a su placer, porque ni criterio tiene para hacerlo de manera profesional, castiga a estaciones de radio, televisión, y prensa escrita.

            Un puesto que al igual que la mujer que se hace pasar como la secretaria particular del Diputado, les quedó muy grande para poder hacer bien su trabajo. Una oportunidad de vida que tuvieron para llegar a lo más que pueden aspirar y no supieron como aprovecharlo.

            Tomando decisiones personales y sin informar al que está encargado, es decir, como Presidente de la Junta de Gobierno del Congreso del Estado de Coahuila; Marcelo de Jesús Torres Cofiño, lo haces ver ante los ojos de los demás como un funcionario público que no tiene capacidad para atender a medios de comunicación o simplemente tomar decisiones sobre a quien otorgarle una cita o no.

            Un Departamento de Comunicación en el que está al frente solamente los intereses de quien lo dirige y favoreciendo a sus favoritos, así también como a su familiar paterno con el que hace negocio con esa partida de flujo de efectivo del cual no se factura.

            Hasta eso mi paisano, es decir, el Diputado, Marcelo Torres no me causo ninguna mala impresión, sino todo lo contrario, se ve que es una persona agradable y como dicen los compañeros, “es bien raza” o buena onda, pero se necesita más que eso cuando se trata de funciones públicas porque sus mejores propósitos son echados a perder con la gente que se rodea y lo barato puede salir caro algo que dejaré para después.

            Al darme cuenta de que el Diptuado, Marcelo no está rodeado de gente profesional honestamente no me quedan ni las ganas de entablar una cita con él ya que bien dicen que a un funcionario público lo distingue tanto sus acciones como también su equipo de trabajo o la gente con la que se rodea que lo hace ver ante los ojos de otros como no saber lo que sucede en su casa. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018) www.intersip.org

Deja un comentario