Un avance a la mediocridad

Por Guillermo Robles Ramírez

            Sigue siendo tema polémico o igual de controversia la 4t en el tema de educación promovido por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, en la que simplemente una vez más una decisión impulsiva e irracional pero más culpa tienen los padres de familia por ser cómplices con su silencio y nula reacción.

            Sin lugar a duda la modificación de la Secretaría de Educación Pública en cambiar el esquema para aprobar a los alumnos de primero y segundo grado de primaria con el simple hecho de asistir a clases, es una medida a la mediocridad y desmotivación.

            Esta “mamarrachada” de la cuarta transformación educativa incentiva precisamente eso, es decir, la mediocridad, la incompetitividad considerando que el año anterior México tuvo un retroceso en tres posiciones en el Anuario de Competitividad Mundial 2018.

            Un sentido común que hasta los alumnos de primero y segundo grado de primaria se cuestionan simplemente no encontrando el sentido de estudiar, así como aquellos buenos alumnos que solían resaltar por sus excelencias académicas, así como menciones honorificas se encentran simplemente desmotivados porque lo mismo es estudiar o no, ya que, con sentarse y decir, “presente” en el listado es suficiente para acreditar el año escolar.

            Todo un retroceso en la población estudiantil de educación básica, como también lo es las reformas educativas que implican a los docentes como la abrogación de la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, la Ley del Servicio Profesional Docente.

            Esto implica en resumen que ya no estará condicionado las plazas de maestros en la actualización de sus conocimientos, volviendo nuevamente al viejo esquema del sindicalismo con el simple hecho de conseguirla representa inmunidad total y hereditaria.

            Lo mismo sucede con la promoción de los docentes a nuevas posiciones y/o cargos tampoco estará ligados a ninguna evaluación, pero tampoco se describe cuáles serán los parámetros para la asignación de éstas.

            Para muchos padres de familias consideran que si el Presidente Andrés Manuel López Obrador, anda dando complacencias populares, entonces debería de hacer el pecado completo y ahorrarles dinero en evitar gastar en uniformes, calzados, útiles, transporte de primero y segundo grado de primaria o bien que el inicio escolar de los hijos comiencen a partir del tercer grado de primaria.

            Lo único cierto es que realmente sí es considerado una total transformación a la aberración al progreso educativo y a la mediocridad, así que no se le puede acusar de mentiroso ya que la 4t o cuarta transformación no existe un compromiso en mejorar lo que más le conviene a México.

            Pero para que ustedes puedan tener un comparativo en competitividad con “dizque” la primera potencia mundial, es decir, los Estados Unidos; los estudiantes de allá de primer grado y segundo grado tienen un nivel de aprendizaje muy inferior con los alumnos en México ya que hablando en ese nivel escolar la mayoría de los alumnos de aquel país todavía no aprenden a leer y a escribir. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar) www.intersip.org