Columnistas

Veneno Puro: Esperanza por Ahora

*Esperanza por Ahora
*Dos Sexenios Tarde

POR RAFAEL LORET DE MOLA

– – – – – – – – – – –

¿Qué otra cosa podemos hacer los mexicanos sino mantener la esperanza tras el día “AMLO”? Fíjense, los amables lectores, que nunca me he referido al presidente de México con los calificativos “peje” o incluso por sus siglas como hoy lo hago; siempre le llamé Andrés o Andrés Manuel hasta que comencé a referirme a él con el formalismo de “usted” por la investidura alcanzada el primero de julio con un consenso tan abrumador que sería necio dudar de su legitimidad política. Y es buen subrayar que acaso es el primer mandatario surgido de la democracia, sin fraudes ni alquimias ni dedazos, en el México posrevolucionario.

Bienvenida sea una nueva transformación, la cuarta dice Andrés ya presidente con la banda tricolor sobre el pecho, si es auténtica, firme y sólida; no como pasiva continuidad disfrazada bajo los auspicios de Donald Trump y la complacencia de Vladimir Putin sin siquiera definir cuál debe ser el rumbo a segur en la disyuntiva de un posible retorno a la “guerra fría”, con China como árbitro, y la consiguiente devastación de las ideas. Sí, debe mirar al sur, como sostenemos desde 1986, en busca de un bloque latinoamericano para reducir las diferencias y las distancias con las grandes potencias universales. Esto es lo esencial.

Asume el mandato López Obrador cuando el país, según ha expresado en varias ocasiones, está devastado por la violencia, la rapacidad y, sobre todo, los radicalismos innecesarios que sólo llevan a la crispación y el odio. Es usted, Andrés, el presidente de TODOS los mexicanos, no sólo de quienes votaron entusiastas por usted sino también de los 24 millones que eligieron otras opciones sumados a treinta millones más que no se acercaron a las urnas. Esta es, debe ser, la medición correcta contra los cantos de sirenas.

Me conmueve que usted ya sea el presidente de México; creo, con firmeza, que al fin los mexicanos pueden estar seguros de contar con un mandatario electo por la mayoría de votantes y este es un enorme paso que no debe desviarse por ninguna razón, mucho menos bajo los consejos de lacayos que le venden una falsa idea de estabilidad a costa de dejar las cosas como están y sólo maquillarlas: por ejemplo, trasladando el pillaje de Texcoco hacia Santa Lucía con los mismos constructores, los mismos empresarios. Eso no fue lo que dio lugar a la consulta primera.

Y, claro, debe asegurar que la impunidad cesará y no seguirá siendo el germen infectado de la corrupción a la que usted ofreció, aseguró, combatir hasta sus cimientos. ¡Hágalo por el bien de México!

Comience su andadura presidencial ganándose a diario el respeto de sus gobernados, no crispando a sus críticos ni a sus adversarios políticos quienes también son mexicanos. Se lo dije alguna vez:
“Recuerda –dije cuando era posible tutearte-, que México es también salinas, Diego Fernández, Norberto Rivera y tantos otros a quienes combates; no cometas el terrible error de creer que la nación sólo eres tú”.

Espero que no haya olvidado esta conversación que yo atesoré en mi memoria, casi de modo agridulce, porque no sentí haberlo convencido. Ahora, con la bandera en su pecho y en su corazón, abra los brazos, como en el día de la victoria, pero siempre con la enseña de la justicia y las banderas sociales atropelladas durante tantos largos, larguísimos, años.

Por las Alcobas

Cuando conocí a Andrés Manuel, en Villahermosa allá por 1998 –veinte años sí son muchos-, registré tu convencimiento, a manera de presagio:
–En 2000 caerá el PRI; ya no puede sostenerse. Pero la izquierda no tiene la estructura para vencer por ahora; deseo que el gobierno de la derecha, el del PAN, abra las puertas a la democracia y, entonces, surgirá el México liberal. Ganaremos en 2006.
Y sí, venció en 2006 pero la impudicia impidió, con un fraude mayúsculo, la llegada de usted a la Primera Magistratura. Doce años más tarde ya está en el Palacio Nacional, en un momento histórico que debe ser para bien de la Unión, como reza nuestra Carta Magna.
– – – – – – – – – – – – –
E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com
Búsquenos en Facebook con VIDEOS y MENSAJES cada día.

Deja un comentario