Columnistas

Veneno Puro: Para ser Millonario

*Para ser Millonario
*Militares sin Juicio
Por Rafael Loret de Mola
– – – – – – – – – – – – – – – –
El argumento central para ser millonario, en la versión de la muy afamada actriz Angélica Rivera Hurtado, sobrina de un ex presidente y esposa del actual mandatario gracias al enlace entre una divorciada y un viudo que no mantiene a uno de sus hijos fuera de matrimonio, es que ella “ha trabajado toda su vida”; además la calidad de sus actuaciones –la mejor fue la del martes 18 de noviembre de 2014, efeméride del sacrificio de los hermanos Serdán en Puebla-, le permitió ir aumentando sus condiciones y tasas profesionales hasta convertirse en la estrella más brillante del firmamento farandulero. Hasta que se fastidió y decidió divorciarse.

Tengo curiosidad por preguntarle a otras brillantes y hermosas artistas de la pantalla chica –digamos Adela Noriega, quien tuvo un hijo con carlos salinas, Bárbara Mori, o más atrás, Verónica Castro, quien fue cuñada de Angélica, o Lucía Méndez quien perdió la competencia con Marta Sahagún en la caza de la zorra, perdón del señor fox-, quienes cubrieron muchas horas de videos con efectos multinacionales, si tuvieron tratos parecidos con una empresa bastante ahorrativa al grado de que, como me contó un corresponsal de guerra en Madrid hace años, ni chalecos antibalas brinda a sus informadores en las zonas de alto riesgo. Nunca entenderé este tipo de miserias ni la escala de valores de los millonarios.

Unas horas antes del espectáculo presidencial, con La Gaviota como gran protagonista, hace cuatro años, fueron asesinados dos sacerdotes en la sierra de Guerrero, allí en donde no entra el ejército por “prudencia” considerando que intervenir en ello sería violar la soberanía estatal y la autonomía municipal, valores bastante caducos en la praxis lo que demuestra el hecho de que el gobierno federal envía a sus genízaros a cualquier región sin medir acuerdo alguno con las autoridades estatales, como si actuar o no en momentos de alto riesgo fuera una decisión discrecional de los comandantes de las zonas 27 y 35 de la caliente entidad.
Los sacerdotes John Senyondo y el de San Miguel Totolapan, Ascensión Acuña Osorio, fueron acribillados por una de las células más radicales de “Guerreros Unidos”, el nuevo cártel que mantiene bajo sus órdenes no sólo a las policías estatales y municipales sino igualmente a los comandantes de zona a quienes mantiene muy quietecitos con el reparto de una buena parte del botín. No es necesario ser muy conocedor de la geopolítica nacional para llegar a conclusiones como ésta. Esto es: más allá de la “desaparición” de cuarenta y tres jóvenes normalistas –algunos oficialistas justifican cuanto pudo pasarles por el hecho de ser rebeldes, secuestrar camiones y dar pie a “actos vandálicos”, consecuencia precisamente de la burda negligencia oficial, sin el menor sentido del equilibrio-, los sicarios acusados continúan actuando a sus anchas en las narices mismas del comandante Juan Manuel Rico Gámez y de los mil doscientos efectivos castrenses enviados a esa región desde finales de 2012, esto es al arribo de peña nieto a la Presidencia.

Por las Alcobas

No es explicable, entonces, que los militares permanecieran con los brazos cruzados ante los tiroteos en Iguala, los informes sobre muertos y acerca de la represión agobiante contra los manifestantes de Ayotzinapa; mucho menos si se prendió una hoguera de gran altura para incinerar los cuerpos –posiblemente quemados vivos-, pese al mal tiempo imperante durante las catorce horas que duró el fuego, de acuerdo a la versión del puñado de detenidos, lo cual eleva las sospechas sobre la verosimilitud de las versiones dadas como oficiales por el cansado ex procurador, Jesús Murillo Karam. ¡Qué seguros estamos los mexicanos en tales manos!

Es más sencillo creerle a la señora Rivera, siempre tan cuidada por su maquillista hasta en China, orgullo general por su buena presencia y el señalamiento de que su hermosura compite con cualquiera de las mujeres de los jefes de Estado del mundo. En España nos hacen el honor de compararla, por ejemplo, con el “buen gusto” de la “Reina” Letizia, la asturiana que fue republicana para luego acogerse a los deleites de la Corona –no me refiero a la cerveza-, e insisten en que la mexicana suele seguir el estilo de la española, sin admitir la más lejana posibilidad de que sea al revés; sería tanto como pretender que aceptaran la realidad de una conquista por parte de quienes habitaron, de origen, las tierras de la antigua Mesoamérica al contrario de cuanto cuentan las exaltadas historias sobre Cortés y sus esbirros genocidas. (Remito a los amables lectores a “El Alma También Enferma”, y al capítulo “La Puta España”, editado por la Fundación Loret de Mola en 2014).
– – – – – – – – – –
E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com
Búsquenos en Facebook con VIDEOS y MENSAJES cada día.

Deja un comentario