Y nos ganaron por “pedotas”

Por Guillermo Robles Ramírez

El día de ayer se conmemoró ante el Congreso del Estado de Coahuila de Zaragoza, la Sesión Solemne al Día Internacional de la Mujer. Sin lugar a dudas se tocaron temas importantes como es la “flagrante violación a los derechos reproductivos de la mujer”.

También como el llamado a las autoridades federales para reconsiderar el mecanismo de apoyo a mujeres en situación de violencia que pretenden emplear y prevalezca la convocatoria pública para la asignación de subsidios para la prestación de servicios de refugio para mujeres, sus hijas e hijos, que viven la violencia extrema.

Se vio varios puntos para hacer cumplir los derechos de las mujeres, así como también el otorgar a aquellas mujeres, instituciones o asociaciones que, por sus acciones, conductas, trabajos, proyectos contribuyan al desarrollo de las personas especialmente femenino, vida social y cultural. Pero también se harían acreedor a esa condecoración las mujeres que por su trayectoria y lucha por los derechos, la igualdad de género y prevención y erradicación de la violencia contra la mujer, sean merecedoras del mismo.

Lo anterior viene todo a colación, ya que, en nuestro estado, es decir, Coahuila de Zaragoza, se continua esta constante lucha por la igualdad de género. Algo que es el resultado de muchas décadas de la lucha constante por la igualdad de género.

En esta guerra de la búsqueda de no a la discriminación e igualdad de derechos por el sexo femenino, ha dejado cosas muy buenas para las féminas en todos los ámbitos, desde el recibimiento de una educación básica hasta universitaria, y por supuesto, lograr un lugar en el ámbito laboral y profesional superando en muchas de las veces el desempeño de los varones.

            Su lucha constante por ser tratadas con igualdad y mismos derechos que los hombres, siempre las ha convertido en el sexo fuerte al día de hoy.

            Sin embargo, su lucha por la equidad de género, ha llevado a que las mujeres busquen un comportamiento social de igual manera a la de un varón, y esto se ha visto reflejado hasta en la manera de beber.

            A decir verdad, en la actualidad hay muchas mujeres que llegan a tan solo a los 14 años de edad siendo presas del vicio. Uno de ellos que se pensaban hace años atrás que era exclusivo de los hombres está el alcoholismo.

            Una gran cantidad de jóvenes del sexo femenino que todavía no llegan a la mayoría de edad, nunca se imaginaron que, a su corta edad; el alcohol dominaría su vida, al grado de volverse indispensable el beber para escaparse de la realidad. Un disfraz falso encubierto bajo el concepto de diversión, distracción y hasta un “desestresante”.

            Y es que las circunstancias de la vida, como la separación de padres, la violencia intrafamiliar y la falta de atención, las llevan desde muy pequeñas a tomar el primer trago a una cerveza, que inmediatamente causa un efecto en ellas, de transformación placentera olvidándose por un rato de cualquier problema.

            Muchas anécdotas son similares cambiando únicamente los personajes, en donde las amistades son quienes alientan a seguir bebiendo convirtiéndose en una salida fácil sin conocimiento exacto, a tener que pensar en el presente o en el futuro, sino solo en olvidar el pasado.

            Otras historias podrán decir que aparentemente no existía ningún problema en sus vidas, pero sin darse cuenta muchas de estas menores de edad les da el gusto por la bebida llevándolas a convertirse en alcohólicas.

            En los últimos años, el alcoholismo se ha incrementado tanto entre las mujeres que actualmente en el país ocupa el tercer lugar como causa de muerte entre las mujeres que tienen entre 35 y 45 años de edad y en general se calcula que ahora las mujeres alcohólicas han superado a los hombres, con las consecuencias adicionales, es decir, en el ámbito familiar.

            De los años 60´s a los 70´s y luego de los 70´s a los 90´s hay un salto importante, de los 90´s prácticamente se mantiene estable hasta en éstos últimos años, justamente cuando estalla la equidad de género, donde las mujeres y los hombres se tratan al parejo en hacer todo tipo de actividades, incluyendo también todo tipo de vicio, pero el de la bebida alcohólica es el que más prefieren.

            Para mala fortuna o, al menos lo es en los mexicanos y en particular con los coahuilenses; ven en esta problemática que la igualdad de género trajo para las féminas más que eso, pues sin tapujos y mucho menos a hurtadillas y sin recato alguno; la mujer encontró la igualdad de género y hasta superó al hombre, al menos en las bebidas etílicas. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria “Antonio Estrada Salazar” 2018) www.intersip.org