Claudio Montaño

HACIA UNA NUEVA ESCUELA MEXICANA

Por Claudio Adrián Montaño Mier

“La única manera de hacer un gran trabajo es amar lo que haces.”

-Steve Jobs

Durante los próximos días 12, 13 y 14 del mes de agosto, 978 mil 118 docentes se incorporarán a su centro de trabajo para recibir el taller de capacitación que el gobierno Federal, a través de la Secretaría de Educación Pública ha diseñado para compartir con los maestros la visión que la 4T tiene para los niños, las niñas y los adolescentes (NNA como aparece en los materiales de estudio). El personal de dirección se presentó los días  7,8 y 9 con sus supervisores para recibir a su vez dicha capacitación que ha de multiplicar en su propia escuela.

El esfuerzo del Gobierno Federal es bastante interesante, se aprecia al hojear la guía del taller que resalta una agenda diaria que no rebasa las 4 horas y media incluyendo el receso para el almuerzo, pausas activas, materiales y su bibliografía. La temática se centra en la importancia del maestro en la transformación de la escuela, los esfuerzos de un gobierno comprometido con la educación y las reformas realizadas al Artículo 3º Constitucional incluidos los anteproyectos de leyes secundarias a dicha reforma.

Si preguntamos a un colectivo docente ¿Cuántos de ustedes pensaban de niños llegar a ser maestros? seguramente encontraremos que más de la mitad, o menos de todos ellos no pensaban dedicarse a esta hermosa profesión, que tenían en sus sueños ser bomberos o manejar un avión o ser prestigiosos abogados… ahora nos toca como maestros ayudar a nuestros niños, niñas y adolescentes a acercarse a sus sueños y nosotros que estamos al frente del aula ser felices con esta importante tarea, ya estamos aquí, nos pagan para esto y que mejor que hacerlo con amor.

Desde muy pequeños nuestro entorno hace concebir al amor como un sentimiento romántico a compartirse con el novio, la novia, el esposo o la esposa y cuando se habla de amor por la patria la mayoría se remite a cantar el himno o sentir que el corazón se estruja cuando la selección nacional le gana a Estados Unidos o al ondear la bandera al ganar una medalla de oro en las olimpiadas.

Si los maestros empezamos a concebir nuestro empleo como un apostolado que hacemos con amor ¡y además tener la fortuna de que nos paguen por ello!, seguramente estaremos incubando en nuestros estudiantes la capacidad de amar lo que hacen y transmitir ese amor en toda acción de su vida diaria.

Esto puede parecer idealista y hasta utópico, sin embargo, podría tener efectos monumentales en el orden social a futuro. ¿Se imaginan que los adultos del mañana realicen todas sus actividades por amor a ellos mismos, a su patria, a sus padres, a su pareja, a sus hijos, a sus vecinos, a sus empleados y empleadores y en general a todo con quien tenga contacto? Lo que estaríamos presenciando sería una sociedad donde no hay basura tirada en las calles, nadie llega tarde a su trabajo, no hay abandono de familia, no hay corrupción ni fraudes, el trabajador recibe un pago y trato justo, la gente saluda y se despide con cortesía, sería un país donde todos cumplen responsablemente su papel en la sociedad.

La transformación de nuestro país depende de manera importante a las dos grandes instituciones de formación del futuro: la familia y la escuela, en ese orden. Que los maestros y las maestras asuman conscientemente su papel dentro de la fundación de la nueva escuela es el primer gran paso, que los papás acepten su responsabilidad es otro gran paso, pero que los padres de familia reconozcan la relevancia del docente en la vida de sus hijos es el gran paso para tomarse de la mano y así llevar nuestro país hacía un prometedor mañana.

“No siempre podremos construir el futuro para nuestros jóvenes, pero podemos construir jóvenes para el futuro.”

-Franklin D. Roosevelt.

Más del autor: LA EDUCACIÓN PÚBLICA NUESTRA DE CADA DÍA

1 thought on “HACIA UNA NUEVA ESCUELA MEXICANA

Deja un comentario