Claudio Montaño

SÁBADO DE GLORIA…

“Solo vale la serenidad, cuando debajo hay fuego”

José Luis Sampedro

Nuevamente el magisterio esta al centro de toda atención con la presentación por parte del presidente López Obrador de su memorándum donde da instrucciones a tres de sus colaboradores a seguir lineas de acción especificas “en lo que el legislativo y diferentes sectores del gremio magisterial llegan a un consenso para derogar la reforma educativa”.

En este via crucis donde las diferentes facciones sindicalistas (SNTE, CNTE y anexas) se esmeran en que el magisterio continué arrastrando su cruz con la esperanza de ver cumplida la promesa de campaña y se derogue la temida reforma educativa.

Una reforma que no tenía nada de educativa, se ha dicho por todos lados y a todas luces que dicha reforma represento mas un cambio en el esquema laboral de los docentes donde se veía transitar del sistema de plazas a la contratación temporal y tal vez la intención de imponer un “outsourcing” que permitiera al gobierno reducir los derechos del trabajador de la educación.

Aunado a esto, las próximas elecciones a gobernador en Puebla generan una situación compleja cuando la sociedad se polariza a favor de su candidato. Las autoridades del actual gobierno ve acercarse el fin del encargo y la veda electoral impide generar mas avances. El blindaje electoral reduce el apoyo a las instituciones educativas, limita la contratación de personal, etc.

El calvario que hoy vive el gremio docente a través de la incertidumbre, esperemos no se prolongue más que lo necesario, que los maestros vivan este sábado de gloria como un remanso de calma en la espera de un domingo de resurrección, donde los actores políticos consoliden las buenas intenciones a través de una reforma netamente educativa que permita resurgir el buen nombre del profesor en beneficio de la niñez y la juventud mexicana.

Como bien decía Kaliman en los años 60, “Serenidad y paciencia”, que al fin y al cabo la única constante en esta ecuación es que nuestro país necesita de la educación para salir adelante, que los docentes, como constructores del futuro sabrán mantenerse a la altura y que a pesar del fuego, prevalece la serenidad.

También puede interesarte: Universidades de Cuba y México estrechan lazos académicos