Columnistas

A tiro de piedra: Incremento presupuestal 2019 ¿real?

Cambiar todo para que nada cambie

Giuseppe Tomasi Di Lampedusa

Il Gatopardo

Por Julian Santiesteban

Hace poco más de un mes, el gobierno de Quintana Roo anunció que gestionaría ante el gobierno federal entrante un incremento presupuestal estimado en unos tres mil millones de pesos, y que para ello tendría un plazo no mayor a quince días, entre el primero y el 15 de diciembre fecha en que debe presentarse el paquete económico 2019, pero la buena noticia llegó mucho antes, pues el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció ante la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) que las entidades y municipios recibirán un diez por ciento de aumento para el próximo año, sólo que la “buena” llegó con una “mala”, que es la modificación a la normatividad del Ramo 23 y la posibilidad de su cancelación.

Hasta ahora la relación del presidente con los mandatarios avanza sin mayor fricción, pues antes del incremento anunciado a los respectivos presupuestos, López Obrador aceptó la exigencia de doce gobernadores de ser incluidos en  el plan de seguridad federal y reducir la influencia de los llamados “super delegados”, y ahora con el incremento de recursos las buenas nuevas siguen llegando, por lo que, a pesar de la austeridad republicana anunciada, todo indica que las tareas sustanciales para el desarrollo no sufrirán afectaciones; pero no todo es “miel sobre hojuelas”, pues presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, Alfonso Ramírez Cuéllar, anunció que el Ramo 23 será modificado en su operación por la opacidad con que se manejan los recursos del mismo.

Para el caso de Quintana Roo, el incremento implica, entre otras cuestiones, que la entidad contará con los 650 millones de pesos proyectados para 2019 para aminorar la afectación por el sargazo en los litorales estatales, que tan sólo en el año que concluye generaron complicaciones administrativas, pues tuvieron que destinarse recursos no presupuestados para atender la contingencia; pero la cancelación del Ramo 23, ha advertido el gobernador Carlos Joaquín González, afectará profundamente las actividades gubernamentales.

Por cierto, el incremento será también para los municipios, por lo que la  presidenta de la Conferencia Nacional de Municipios de México (Conamm) y alcaldesa de Puerto Morelos, Laura Fernández Piña, expresó que con el anuncio “se termina la incertidumbre generada en las últimas semanas, sobre posibles recortes presupuestales para el ejercicio fiscal 2019”, y que los recursos a recibir representan “una bocanada de aire para los municipios, porque necesitamos de esas participaciones para seguir impulsando el crecimiento y progreso de nuestras comunidades.”

El mandatario federal anunció que el incremento a las participaciones federales está calculado en un diez por ciento nominal y siete por ciento real, puntualizando que esos recursos extras no implicarán el incremento de deuda ni la generación de déficit presupuestal.

Habrá que ver entonces si la modificación al Ramo 23 sólo implica clarificar su operación, si desaparece o si la discrecionalidad en la entrega de recursos estará ahora del lado del gobierno federal, pues en ese rubro  denominado Provisiones Salariales y Económicas, está el dinero cuya asignación no corresponde al gasto directo de las dependencias ni de las entidades de la administración pública federal, además previsiones salariales para los funcionarios, el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), y los fondos para infraestructura municipal y estatal.

Se le conoce también como el ramo de los “moches”, pues los legisladores son acusados de pactar con alcaldes y gobernadores las obras a realizar. Carlos Joaquín González ha advertido que cancelar ese ramo generará profundas afectaciones a la entidad, y el gobierno federal ha asegurado que el cambio en las reglas de operación sólo reducirán la discrecionalidad en el uso del dinero; faltará entonces conocer si los incrementos prometidos y las modificaciones hechas en realidad representan incremento, o termina siendo una medida “gatopardiana”, cambiar todo, para que todo quede igual.

COMENTARIO MORBOSO

Este miércoles, el diputado quintanarroense Jesús Alberto Zetina Tejero, presidente de la Comisión de Seguridad Pública y Protección Civil, presentó una iniciativa de decreto para expedir la Ley por la que se crea el organismo público descentralizado denominado Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública; para desaparecer el actual organismo dependiente de la Secretaría de Gobierno y lograr con ello una mayor eficacia y transparencia en la ejecución de los recursos.

El órgano a crear, ciertamente, tendrá la autonomía requerida para su funcionamiento, pero en los hechos, representa la toma de control estatal en las tareas de seguridad, tal cual debe ser, a propósito de la cancelada intentona de que los “super delegados” fuesen los “todo poderosos” en la materia, relegando a los gobernadores a nivel de “invitados.” Bien por la acción realizada, ahora faltará ver la coordinación que se establezca entre los diferentes niveles de gobierno, para que en el país la seguridad deje de ser un objetivo a alcanzar, así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.

Deja un comentario